Los bonos verdes seducen a los fondos soberanos y bancos centrales

Sede del Banco Central Europeo
Sede del Banco Central Europeo

La falta de información y calificación o etiquetado ESG es una de los grandes handicaps para que los Fondos Soberanos inviertan en activos financieros sostenibles, especialmente en el caso de la Renta Variable. Sin embargo, los bonos verdes parecen seducir a estos inversores.

A pesar de ello, la asunción de los criterios ESG como parte importante de sus decisiones de inversión va ganado terreno entre los fondos de inversión soberanos de distintos países y también de cara a las inversiones que realizan un buen número de bancos centrales.

2 de cada 3 fondos soberanos tienen una política ESG

Según un estudio realizado por Invesco, casi 2 de cada 3 soberanos incorporan ya una política ESG, con una clara aceleración en 2018 y 2019. Aunque el porcentaje de bancos centrales que utilizan estos criterios es claramente inferior, en los últimos dos años se ha producido un importante salto ya que han pasado del 10 al 20% del total.

La mitad de los fondos soberanos y el 30% de los bancos centrales invierten en bonos verdes

El estudio revela asimismo la primacía de la renta fija como destino de inversión cuando se aplican los criterios ESG, especialmente los bonos verdes, que facilitan este proceso, haciendo que casi la mitad de los fondos soberanos y el 30% de los bancos centrales inviertan en este tipo de bonos, si bien el volumen de este mercado especifico de deuda sostenible debe crecer aún más para ganar en liquidez y poder atraer a más inversores.