¿Se toman en serio los bancos centrales los riesgos climáticos?

Sede del Banco Central Europeo

¿Se toman en serio los bancos centrales los riesgos climáticos? Una encuesta revela que hasta ahora no les han prestado demasiada atención aunque las cosas parecen estar cambiando, especialmente en los países más industrializados.

A continuación enumeramos algunas de las conclusiones de una encuesta realizada por Central Banking, que no deja en buen lugar a las autoridades supervisoras de los sistemas bancarios,muchas de las cuales consideran que los riesgos climáticos no son un problema sobre el que ellos deban actuar directamente.

Una encuesta que no deja en buen lugar a las autoridades supervisoras de los sistemas bancarios

En este sentido muchos de ellos creen que no disponen de las herramientas para impulsar los proyectos e iniciativas verdes e incluso que es una tarea que no les corresponde y esta fuera de sus responsabilidades y sus mandatos.

No recogen los datos

De hecho, según los autores de la encuesta “la mayoría de los bancos centrales no recogen datos directamente relacionados con el riesgo del cambio climático, aunque un número creciente comienza a destinar recursos para ello y a desarrollar instrumentos”.

La encuesta señala también que aún se encuentran en mantillas entre los bancos centrales algunos factores como las pruebas de stress respecto a los riesgos climáticos y el uso de los criterios ambientales, sociales y de gobierno ( ESG ).

Las pruebas de stress respecto a los riesgos climáticos y el uso de los criterios ESG se encuentran en mantillas

Sin embargo, reconoce que los bancos centrales comienzan a considerar los activos verdes como recomendables para la inversión y que los criterios verdes deberán tenerse en cuenta en el análisis futuro.

Conclusiones desalentadoras

Las conclusiones de la encuesta son, por todo ello, un tanto desalentadoras y llega a afirmar que “una abrumadora mayoría de los bancos centrales no requieren que los bancos comerciales revelen sus riesgos relacionados con el clima”.

La encuesta concluye que, en consecuencia, en general, no creen que sea necesario crear departamentos o funciones específicas dentro de estos bancos centrales destinadas a mitigar y controlar los riesgos climáticos, si bien matiza que hay una “minoría significativa” que piensa que ésto debe cambiar.