Ojo a las advertencias del presidente de la FED: una de cal y otra de arena

Jerome Powell, presidente de la FED
Jerome Powell, presidente de la FED

Hace pocos días, Jerome Powell, presidente de la FED ha querido alzar la voz en este momento acerca de los riesgos de la excesiva deuda empresarial, dando una de cal y otra de arena. ¿La razón? No se sabe bien si esta decisión esconde un aviso para navegantes por existir fundadas sospechas en el banco central norteamericano de una desaceleración cercana de mayor intensidad, o trata simplemente de cubrirse las espaldas sin que existan amenazas próximas. Pero ojo con sus advertencias. Aunque afirma que en este momento, el sector empresarial en general es bastante saludable y que los riesgos son “modestos”. también advierte que el endeudamiento empresarial “ha alcanzado un nivel que debería dar a las empresas e inversores razones para hacer una pausa y reflexionar”.

Ha sido en la 24ª Conferencia Anual de Mercados Financieros, patrocinada por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta, y en su intervención ante el plenario, el presidente de la FED, Jerome Powell ha comenzado haciendo referencia a las similitudes entre las especulaciones de hace 15 años acerca del riesgo del excesivo endeudamiento de las familias, con el excesivo endeudamiento actual de las empresas, es decir, si estamos ante una repetición de la crisis de las hipotecas subprime o si “no hay nada por lo que preocuparse en este momento”.

Primero, tranquiilizar

El presidente de la FED cree que “en este momento, la situación del sector empresarial en general es bastante saludable. Los ingresos del negocio son fuertes, lo que refleja márgenes de beneficios saludables” y todo con unos costes reducidos en el servicio de la deuda debido a los bajos tipos de interés.

Pero, a continuación, las posibles amenazas: aunque los riesgos no son elevados, es más, los califica como moderados para la estabilidad del sistema financiero, señala que la FED analiza el impacto de las tensiones que esta deuda podría generar en la economía general “en caso de que las condiciones empeoren”.

Situación empresarial saludable pero anima a hacer una pausa y reflexionar

A juicio del Presidente de la FED, la deuda corporativa “ha alcanzado un nivel que debería dar a las empresas e inversionistas razones para hacer una pausa y reflexionar. En relación con el tamaño de la economía se encuentra en máximos históricos”.

Powell alerta sobre los desafíos de una desaceleración inesperada. No solo por el crecimiento del endeudamiento sino porque se ha concentrado “en las formas de mayor riesgo, que podría hacer que los activos que se encuentra en un nivel más bajo del grado de inversión, pasaran a ser calificados como de alto rendimiento (bonos basura)”.

Similitudes y diferencias con la crisis subprime

Powell admite ciertas similitudes del momento actual con la crisis de las hipotecas subprime pero destaca que las diferencias son importantes, especialmente, por el mayor control y vigilancia de los supervisores, sustentada en las lecciones aprendidas de la gran crisis y porque, aunque la deuda corporativa ha crecido con más rapidez que el PIB, no llega a los excesos que la deuda de las familias generó entonces ni a su relacion con el PIB.

Adicionalmente, en la actualidad no se ha producido una “retroalimentación entre préstamos o deuda y los precios de los activos, como fue el caso en el período previo a la crisis financiera”. A ello se suma una mayor fortaleza y resistencia por parte de los bancos en la actualidad, continuamente monitorizados a través de pruebas de stress por los supervisores.