Nueva propuesta de la UE sobre crowdfunding

Posición Cosejo UE ante crowdfunding
Posición Cosejo UE ante crowdfunding

El Consejo de la Unión Europea (UE) ha fijado su posición acerca del acceso a las entidades de crowdfunding (plataformas de financiación colectiva) dentro del marco del Capital Markets Union (CMU) en un esfuerzo por mejorar el acceso de los inversores y las empresas a las nuevas fuentes de financiación.

Esta nueva propuesta facilita que las plataformas de financiación colectiva presten sus servicios en toda la UE y armoniza los requisitos mínimos en estas plataformas cuando operan en su mercado local y en otros países de la UE.

Más seguridad jurídica y protección para inversores

Al mismo tiempo, la propuesta realizada aumenta la seguridad jurídica al armonizar las normas de protección de los inversores.

La UE quiere liderar las iniciativas destinadas a facilitar nuevas fórmulas de financiación corporativa que permitan a las empresas, especialmente a las pymes, diversificar sus fuentes de financiación, un objetivo especialmente acuciante ante la posibilidad de una nueva recesión económica.

Facilitar nuevas fórmulas de financiación corporativa para pymes, especialmente ante la posibilidad de una nueva recesión económica

En este sentido, estas nuevas plataformas y herramientas digitales está impulsando la innovación financiera y el desarrollo de alternativas nuevas y fáciles para las nuevas empresas que buscan fuentes de financiación más accesibles. “Como reguladores, debemos alentar esta expansión mientras garantizamos un entorno seguro para los consumidores e inversores”, afirma el Consejo.

Los Ministros de Finanzas de la UE consideran el crowdfunding como “una forma alternativa de financiación emergente que conecta, generalmente a través de Internet, a aquellos que pueden dar, prestar o invertir dinero directamente con aquellos que necesitan financiación para un proyecto específico”.

Especialmente útiles en las primeras etapas de una pyme

Así mismo, afirman que “para las empresas de nueva creación y otras pymes, los préstamos bancarios son a menudo costosos o difíciles de acceder debido a la falta de historial de crédito o la falta de garantías tangibles. El crowdfunding puede ser una fuente de financiamiento sustituto útil, en particular en las primeras etapas de los negocios”.

La primera novedad de la propuesta y posición del Consejo ahora anunciada es la de eliminar las barreras para las plataformas de crowdfunding que operan en el área UE.

Adicionalmente, proporciona normas para las empresas de crowdfunding de la UE dependiendo de su esquema de financiación y la forma de proporcionar los recursos financieros, ya sea en forma de crédito o como inversión, mediante acciones y bonos emitidos por la empresa.

Normas y requisitos prudenciales, de información y transparencia y supervision de las autoridades

Además establece un conjunto común de requisitos prudenciales, de información y de transparencia para garantizar un alto nivel de protección de los inversores y define las normas comunes de autorización y supervisión por parte de las autoridades nacionales competentes.

Hasta 8 millones de euros

Esta propuesta del Consejo se refiere, por regla general, a las rondas de financiación colectiva que no superen 8 millones de euros durante un período de 12 meses. Las operaciones por encima de esta cantidad están reguladas por MiFID y la regulación de folletos.

El Consejo ha precisado con esta propuesta que las entidades de crowdfunding basadas en recompensas y donaciones queda fuera de su alcance, ya que no pueden considerarse como servicios financieros.