El noviazgo financiero de China y Rusia avanza hacia el matrimonio

Putin y Xi Jinping, presidentes de Rusia y China, respectivamente
Putin y Xi Jinping, presidentes de Rusia y China, respectivamente

Las relaciones comerciales y financieras entre China y Rusia siguen estrechándose, amenazando la posición de Europa como principal exportador e inversor en Rusia. Así lo advierte el think tank económico Bruegel, presidido por Jean-Claude Trichet.

Con ello, China puede convertirse en el “mejor amigo” de Rusia, desplazando las inversiones y las exportaciones europeas a medida que las dos grandes potencias avanzan hacia un estrechamiento de las tradicionales posiciones y alianzas estratégicas, a las que ahora se suman las económicas y financieras.

La fortaleza exportadora de China, que le ha colocado en los últimos años a la cabeza de todos los países en este capítulo ha permitido que este gigante asiático haya inundado Rusia con sus productos, como apunta Buegel.

La guerra comercial y arancelaria abierta por Trump contra China no ha hecho sino acelerar este acercamiento

En este proceso, la guerra comercial y arancelaria abierta por Trump contra China no ha hecho sino acelerar este acercamiento, intensificando las relaciones entre China y Rusia.

El análisis de Bruegel destaca la posición que Rusia ocupa ya en la denominada Belt and Road Initiative (BRI), un proyecto chino para influir en su entorno, como un el mayor receptor de fondos de China, principalmente para infraestructuras energéticas y ferroviarias.

Concretamente, varios de los seis corredores que China ha anunciado para el BRI cruzan Rusia, incluido el Nuevo Puente Terrestre Eurasiático y el Corredor China-Mongolia-Rusia, y ambos países han acordado la construcción conjunta de una ruta marítima a lo largo en el norte del Ártico.