MSCI “delata” compañías no sostenibles, escondidas para inversores institucionales

MSCI desarrolla Indices ESG

MSCI, la compañía estadounidense desarroladora de Indices bursátiles ha elaborado una herramienta denominada Low Carbon Transition Score, mediante la cual permitirá a los inversores institucionales descubrir compañías que hasta ahora eran poco sospechosas de un daño y dependencia medioambiental, y que han podido eludir los controles de los analistas e inversores institucionales respecto de sus parámetros de sostenibilidad.

Esta nueva herramienta “está diseñada para medir la exposición de una empresa a los riesgos y oportunidades económicamente relevantes relacionados con la transición con bajas emisiones de carbono”, señala la compañía, y abarca a más de 9.000 empresas que representan el 95% de los mercados bursátiles y de bonos invertibles, según explica.

Los inversores institucionales se habían centrado en empresas “directamente amenazadas por el aumento de las presiones regulatorias

Con esta aplicación se podrá medir la exposición al riesgo climático de numerosas empresas, que hasta ahora permanecía oculto al análisis. En este sentido, MSCI afirma que aquellos inversores institucionales que han venido reduciendo el riesgo relacionado con el carbón en sus carteras se habían centrado en empresas “directamente amenazadas por el aumento de las presiones regulatorias o los factores del mercado que podrían acelerar la transición a una economía baja en carbono”.

Sin embargo, considera que “las empresas intensivas en carbono son solo una parte. Hay muchas otras industrias dependientes del carbono que se ven afectadas por los ciclos económicos de tales industrias” y estos inversores querrán conocerlas, “más allá de las industrias sospechosas usuales de uso intensivo de carbono”.

La financiación sostenible se consolida deprisa

La aparición de esta nueva aplicación desarrollada por MSCi confirma que la financiación verde y sostenible y los criterios ESG están consolidándose de forma más rápida de lo que se cree y es previsible que aún se intensifique más en los próximos años ante la avalancha de informes que alertan de la necesidad de acelerar los plazos y las acciones para limpiar de carbón y gases contaminantes el planeta, el último de ellos, el Informe recién publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que como señala MSCI, “reitera que el logro del objetivo del Acuerdo de París de un nivel de calentamiento de 1.5 grados requeriría una acción sin precedentes y urgente de todas las naciones”.

Las empresas del subsector de equipos y servicios para petróleo y gas dependen de las inversiones de los productores de combustibles fósiles

Señala también que “las empresas que pertenecen al subsector de equipos y servicios para petróleo y gas dependen en gran medida de las inversiones de los productores de combustibles fósiles”, y que una reducción de estas inversiones reducirían sus ingresos, con un impacto negativo en su rendimiento. De hecho, según revela la compañía americana de índices, 6 de cada 10 de estas empresas de equipos eléctricos pesados ​​en el índice MSCI ACWI obtienen una cantidad significativa de ingresos (más del 25%) de la actividad de fabricación de turbinas de centrales térmicas, en una década en la que se han reducido las centrales térmicas, especialmente las de carbón.

Estos vínculos llevan a pensar que algunos fabricantes de turbinas de vapor y de centrales eléctricas entrarán en dificultades, como ocurrió hace escasamente tres meses con Siemens, que redujo empleo en su división de energía y gas, y anteriormente lo había hecho General Electric.

Algo parecido ocurre con los fabricantes de componentes de motor para vehículos con motor de combustión en la medida que crezca la venta de automóviles eléctricos.