Lo verde será el estándar y el resto estará penalizado: Hablan los expertos

De izquerda a derecha Juan Carlos Villanueva, Gabriel Martínez, Carmen López, Adolfo Estévez y Rodrigo Robledo. en la Bolsa

Nuevo café de Redacción organizado por Guía de la Financiación Empresarial

Asisten

  • Adolfo Estevez, Director. Axesor ratings
  • Carmen López, Responsable de Índices. BME
  • Gabriel Martínez, Head of Rating Advisory Iberia. Santander
  • Rodrigo Robledo, Jefe de Área de Mercado de Capitales. ICO
  • Juan Carlos Villanueva, Editor. Guía de la Financiación Empresarial

 

-¿Cómo describir el momento actual de la Financiación Verde y Sostenible?

Adolfo Estévez

Detectamos una demanda creciente por parte de los inversores finalistas para que nuestro análisis incluya también aspectos de ESG (Environmental, Social and Governance), algo vital. Es cuestión de tiempo hasta que todo inversor incluya el factor de ESG en su proceso de toma de decisión de inversión sobre un activo concreto. Por otro lado, es innegable que vamos hacia una economía cada vez más verde, con más proyectos sostenibles, por lo que este mercado seguirá creciendo y con él toda una serie de servicios relacionados, que va a demandar el inversor finalista.

Los inversores finalistas pìden que el análisis de empresas incluya aspectos ESG para su decisión de inversión

Gabriel Martínez

Desde un punto de vista macro, se presentan riesgos como Brexit, la situación de China o el desarrollo de las políticas monetarias. Sin embargo, creo que hay dos temas verdaderamente disruptivos: el tecnológico y todo lo relativo a ESG, que ha venido para quedarse. En esta cuestión, lo verdaderamente importante es cómo va a impactar en las empresas y los sectores, esa es la piedra angular. Y no sólo desde la perspectiva de la financiación verde, ya que cuando hablamos de financiación sostenible solemos referirnos a los bonos verdes como el ámbito más extendido, relacionado en la mayoría de los casos a las energías renovables, sino en general, desde una perspectiva social, que amplía mucho el campo de acción.

Hay dos temas verdaderamente disruptivos: el tecnológico y todo lo relativo a ESG

Rodrigo Robledo

En el ICO acabamos de realizar la quinta emisión de bonos sociales. La primera la realizamos en enero de 2015. En este tiempo hemos pasado de creer que no hacía falta distinguir una emisión como social porque entendíamos que al ser el ICO una entidad socialmente responsable, todas sus emisiones tenían carácter social, a convencernos de que tiene valor. Emitimos bonos sociales porque nosotros financiamos proyectos de carácter social. A través de un reporting sólido, al que nos comprometimos desde el comienzo, y que hemos mejorado con los años, el mercado se ha dado cuenta que nos lo tomamos en serio. Ahora, hay cada vez más emisores que emiten bonos sociales y cada vez hay más fondos y más inversores interesados, que lo incluyen en sus carteras. Hasta ahora, este componente sostenible, no ha tenido impacto en el precio, pero sí en la diversificación, ya que algunos inversores cuando empezamos emitiendo este tipo de bonos, comenzaron a comprar riesgo público español a través del ICO por ser emisiones sociales. En el futuro también veremos un impacto en el precio.

Cada vez más emisores que emiten bonos sociales y más fondos e inversores que lo incluyen en sus carteras

Carmen López

Llevamos muchos años hablando de sostenibilidad y de índices sostenibles, desde que en 1990 apareció el primer índice sostenible, e incluso se ha acelerado en los últimos años, pero creo que deberíamos comenzar a poner fechas límite porque para cumplir los objetivos a largo plazo habría que poner objetivos a corto plazo. Es un crecimiento inexorable, pero sigue siendo lento y, para ello, tenemos que afianzar el papel de las finanzas, que tienen una función fundamental a la hora de impulsar todos estos movimientos.

Deberíamos poner fechas límite porque para cumplir los objetivos a largo plazo habría que poner objetivos a corto plazo

 

-El año 2019 se presenta como un año complejo, en un contexto de incertidumbres y riesgos internacionales y de tipos de interés al alza ¿qué retos plantea y cuáles son las perspectivas en ese contexto para la financiación sostenible y verde?

 

Adolfo Estévez

Los movimientos de los bancos centrales son fundamentales para la renta fija y en términos de política monetaria 2019 va a ser más de lo mismo, con un ritmo de subida de tipos que, probablemente, va a ser más lenta de la esperada por una serie de factores de índole política (acuerdo sobre presupuestos de países de la UE, guerras comerciales, así como la percepción general de que nos podríamos estar enfrentando a una desaceleración económica generalizada).  Es una pena, pero creo que se ha perdido una buena oportunidad en estos dos últimos años que ha habido un crecimiento más que razonable para retirar los estímulos de forma más pausada y haber realizado más reformas estructurales por parte de los diferentes países de la UE, para hacer más sostenible el gasto público e incrementar la productividad del sector privado.

Para la renta fija y en términos de política monetaria 2019 va a ser más de lo mismo

 Gabriel Martínez

Los bancos están intentando ayudar en el desarrollo de este tipo de financiación, pero serían convenientes unas menores exigencias de capital para los bancos como ha indicado la propia Unión Europea en su dictamen de marzo. En todo caso, lo que está claro es que al final lo bueno va a ser lo sostenible y la financiación irá cada vez más por el lado verde y social. Los inversores van a querer lo sostenible y lo que no sea sostenible será lo que sufra.

Los inversores van a querer lo sostenible y lo que no sea sostenible será lo que sufra

Rodrigo Robledo

En los últimos meses, el mercado se está poniendo complicado para emitir, y algunas entidades tienen dificultades para salir al mercado por la volatilidad, en un contexto de retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo, dudas sobre la economía americana, o el tira y afloja entre la Comisión Europea e Italia por el objetivo de déficit púbico.  En general, el “ruido” político está afectando cada vez más a las decisiones de financiación e inversión.

En ese contexto creo que las emisiones de bonos verdes y sociales tienen menor riesgo de ejecución que el resto de emisiones y cada vez más emisores están viendo las ventajas de desarrollar este tipo de productos. Esto, entre otros factores, hará que cada vez veamos a más participantes en este sector.

Las emisiones de bonos verdes y sociales tienen menor riesgo de ejecución que el resto de emisiones

 

-Crece la demanda para establecer unas normas claras, una taxonomía de validez general ¿Qué podemos esperar en este terreno?

 

Rodrigo Robledo

A nosotros nos ha sorprendido que no se hayan incorporado los bonos sociales en el plan de acción del grupo de expertos de la Comisión Europea, que está más enfocado a los bonos verdes. Además, desearíamos que existieran no sólo entidades privadas que desarrollan criterios de calificación sino una taxonomía más oficial a nivel global. Es muy importante que haya una institución oficial que defina principios y categorías, qué es verde o social y qué no lo es, y así como definir categorías, sectores y métricas que te permitan medir el impacto, porque eso es lo que hará que más inversores entren en este mercado.  Habría que ir hacia una estandarización y que una institución estableciera la taxonomía para que el inversor lo tenga más sencillo a la hora de saber cuáles son proyectos verdes y sociales y si el reporting que están haciendo está en línea con lo que se exige.

Es importante una institución oficial que defina principios y categorías, qué es verde o social y qué no lo es: hará que entren más inversores en este mercado

Carmen López

Es necesaria una homogeneización en cuanto a lo verde, sostenible y ESG, hacer unos estándares para que los inversores dispongan de unas metodologías conocidas y claras. La Comisión Europea está trabajando para implantarlo, pero hay que fijar una fecha límite.

 

Adolfo Estévez

Debe avanzarse a tiempo hacia fórmulas que tengan sentido ya que, en caso contrario, habrá tres o cuatro empresas que irán por su cuenta, y no sé si la Comisión Europea lleva el ritmo adecuado. Es cierto que es un proceso evolutivo, lento, pero los stakehoders, los inversores y los bonistas retail están exigiendo un mayor ritmo.

 

Gabriel Martínez

Lo importante es marcar las reglas del juego. Cuando las compañías sepan qué tienen que reportar y qué hay que hacer va a ser todo mucho más fácil. En el momento que las compañías tengan claro lo que se tiene que reportar estarán más abiertas y será más fácil, considerarán que puedan entrar en el ámbito sostenible ya que hoy, la falta de reglas y criterios claros echa para atrás a muchas empresas.

Lo importante es marcar las reglas del juego y así las compañías tendrán todo mucho más fácil

 

-La transparencia resulta un elemento fundamental, pero ¿en qué estado se encuentran las empresas en este terreno en España?

 

Gabriel Martínez

La gobernanza y transparencia son la clave, qué datos tengo que transmitir o publicar para que se considere sostenible. Los emisores quieren asegurarse que si tengo una certificación verde no sea necesario renovarlo para cada instrumento que emita, que se me considere de forma general y no tenga que ir a cada inversor a explicárselo. Aclarar qué información tengo que elaborar y publicar para que los inversores lo perciban. La estandarización es buena para todos.

Aclarar qué información tengo que elaborar y publicar para los inversores

Carmen López

En 2008 cuando comenzamos a hablar con FTSE para desarrollar el Índice FTSE 4Good IBEX el tema de la transparencia era un factor clave de elegibilidad para los índices sostenibles. En aquel momento, costaba hacerlo porque había compañías que no estaban dispuestas a comunicar cosas, aunque fueran positivas, en el terreno sostenible. Creo que hoy hemos avanzado mucho porque todos estamos deseando publicar que cumplimos con los requisitos para la sostenibilidad.

Además, actualmente, estar en un índice de sostenibilidad e invertir en esas compañías comporta una mayor revalorización en el medio y largo plazo. En los últimos 10 años el rendimiento del IBEX 35 ha sido -36% y el FTSE 4Good IBEX -30%, y si tenemos en cuenta la reinversión de los dividendos pasa de un rendimiento del 9% del IBEX 35a un 26% del FTSE 4Good IBEX.

Estar en un índice de sostenibilidad e invertir en esas compañías comporta una mayor revalorización

 Adolfo Estévez

Nosotros hacemos muchos ratings privados y hace tres o cuatro años cuando hablábamos de rating había mucha resistencia a compartir información que las empresas tradicionalmente consideraban sensible. Sin embargo, vemos que las cosas están cambiando porque muchas empresas se dan cuenta que el rating y la transparencia otorga mucho más valor, al permitir que tus stakeholders se sientan cómodos con tu riesgo de contrapartida.

Las empresas están cada vez más dispuestas a compartir más información sobre su situación real, que por otro lado es un requisito crítico para dirigirse al mercado de capitales. Cuando las empresas ven el efecto de ser más transparente, lo incorporan en su día a día lo que repercute positivamente en su posicionamiento.

Además, la crisis nos ha enseñado que estar trabajando con varios bancos no te garantiza al cien por cien el crédito en momentos difíciles; sin embargo, los mercados de capitales generalmente son más robustos y se recuperan con más rapidez, y aunque las condiciones pueden ser exigentes en malos momentos, suele haber apetito a un precio. No nos cansaremos de decir, que en un contexto como el actual, no cambiar el perfil de la deuda a un tipo fijo y a largo plazo, es un error del que seguramente nos arrepentiremos en la siguiente crisis.

Las empresas están más dispuestas a compartir información sobre su situación, un requisito crítico para dirigirse al mercado de capitales

Carmen López

Las compañías medianas una vez que consigues que acepten entrar en este proceso se muestran muy orgullosas, una vez que han pasado la barrera y, por ejemplo, consiguen entrar en un índice sostenible, luego aparece en todas sus presentaciones, en su web y en toda su comunicación. Entienden que es un elemento interesante y quizá ésto puede animar a otras compañías a seguir el ejemplo y considerar que es un elemento diferenciador que les puede aportar más financiación y más inversores.

Estar en un indice de sostenibilidad les puede aportar más financiación y más inversores

-¿Cómo se puede incorporar a las pymes a este proceso?

 

Adolfo Estévez

Las pymes, para financiarse, acuden en su mayor parte al banco a través de un préstamo. Por ello, sería interesante poder crear un marco regulatorio en el que los créditos verdes, cuenten con una serie de ventajas, como podría ser un capital regulatorio menor.

 

Gabriel Martínez

El día que las pymes entren en la financiación verde o sostenible ya podremos decir que se ha consolidado, pero la realidad todavía no es esa, sino que son las compañías grandes las que dominan el panorama, puesto que para ellas tiene un efecto de marketing y de reconocimiento y lo tienen muy estandarizado, mientras para una pyme resulta más complicado, lleva mucho tiempo. La pyme analiza ese esfuerzo y si no tiene algún tipo de beneficio o incentivo no acude a ello, si el banco no le da un trato especial por ser verde no le encuentra demasiado sentido.

El día que las pymes entren en la financiación verde o sostenible ya podremos decir que se ha consolidado

Rodrigo Robledo

En los últimos años no ha sido fácil concienciar a las pymes de la importancia de la financiación sostenible, algunas de las cuales, durante la crisis, han debido concentrarse en cuestiones que incluso afectaban a su supervivencia, y que ha hecho que hasta ahora no hayan visto clara esta opción. Tendrá sentido en el futuro, podremos verlo en la medida que crezca el interés y las entidades financieras puedan justificar la emisión de bonos sostenibles con préstamos sostenibles a las pymes.

Será necesario que las pymes se convenzan de las ventajas que les reportará el obtener una calificación o un certificado sostenible, como ocurre con otros países como Alemania, Francia u Holanda, aunque es cierto que en estos países, donde el tamaño medio de una pyme es superior al de España, es más sencillo.

Las pymes deben convencerse de las ventajas de un certificado sostenible, como ocurre en Alemania, Francia u Holanda

Carmen López

Desde BME ofrecemos a las pymes, tanto el mercado de bonos verdes, en el que pueden realizarse emisiones pequeñas en el MARF, como la Bolsa, a través del Entorno Premercado y el MAB, y también se puede facilitar su acceso a la financiación verde con la fórmula de la titulización. También es un tema cultural para que estas empresas comprueben que les aporta, pero no les resta. Creo además que se necesita algún tipo de incentivo fiscal y, finalmente, romper el mensaje de que la financiación verde es un plus, para verlo como una parte del conjunto.

Se necesita algún tipo de incentivo fiscal y romper el mensaje de que la financiación verde es un plus

Adolfo Estévez

Mientras las pymes no vean un valor real en la obtención de un certificado ESG,  por ejemplo acceso a financiación a unos tipos más competitivos, será difícil interesarles, por el coste y compromiso implícito en el proceso.

 

Gabriel Martínez

Las empresas más grandes están dedicando más recursos a la sostenibilidad, de forma que antes era una tarea del departamento de relación con inversores y ahora destinan específicamente a personas para el área de sostenibilidad. Sin embargo, con las pymes sigue siendo más complicado, aunque les ofrezcas más oportunidades y garantías de éxito. En todo caso, es necesario que las entidades financieras hagan un mayor esfuerzo para trasladar a las pymes los beneficios que tienen las calificaciones verdes.

Las entidades financieras deben hacer un mayor esfuerzo para trasladar a las pymes los beneficios de las calificaciones verdes

-Los inversores hacen oír cada vez más su voz en este terreno ¿Cómo atender a sus demandas?

 

Carmen López

La regulación de los índices bursátiles será fundamental, algo que está en revisión, especialmente desde los escándalos del Libor y el Euribor. La Comisión Europea impondrá una regulación que comenzará en enero de 2019, y en una segunda fase establece que en 2022 todos los contenidos deberán ser sostenibles. Aunque todavía es una propuesta que tiene que ir al Parlamento europeo da una idea de hacia dónde vamos. Esto supone un cambio tremendo ya que en un plazo corto los asset managers no pueden recomendar a sus clientes inversiones no sostenibles, y los índices tendrán que ser de dos tipos, o bien low-carbon index o positive impact index.

Mientras tanto nos piden ahora que hagamos series paralelas de los índices ya existentes, para inversores sostenibles. Esto hará que tengamos que calcular un IBEX 35 sostenible y al mismo tiempo seguiremos con el IBEX 35 tradicional. Por lo tanto, esta nueva configuración de los índices canalizará la inversión de forma que los gestores y los asset managers no tendremos más remedio que ir hacia las inversiones sostenibles. Lo verde va a ser el estándar, dejará de ser un plus y lo que no lo sea va a estar penalizado. Los índices tradicionales irán perdiendo posiciones.

Lo verde va a ser el estándar y lo que no lo sea va a estar penalizado

Gabriel Martínez

Lo importante es que cada vez en toda España veamos que hay más inversores que inviertan en estos activos ya que todavía estamos en pañales frente a otros lugares como los países nórdicos o Francia. Creo, por ello, que la fuerte demanda por parte de inversores españoles de la emisión reciente del ICO es una buena noticia porque eso es lo que pone el circuito en marcha.

 

Rodrigo Robledo

Para preparar la última emisión de bonos sociales hemos visitado inversores en Holanda, Suecia o Francia y hemos constatado que a las reuniones además del analista macro y el gestor de carteras, asistía el analista de sostenibilidad que te pregunta concretamente por tu política de Responsabilidad Social Corporativa o te hace preguntas sobre la plataforma de Bonos Sociales, sobre tu reporting, y cómo te aseguras que cumplan los principios de bonos sociales. Veremos esta tendencia cada vez más también a nivel doméstico, ya que cada vez más entidades están incorporando la sostenibildad en sus decisiones de inversión. Santander AM fue uno de los primeros con fondos sostenibles específicos, pero en los últimos años hemos visto a entidades financieras, aseguradoras, gestoras y corporates que tienen en cuenta este tipo de emisiones para carteras específicas o para políticas generales.

 

Adolfo Estévez

Cada vez más las empresas están obligadas a ser sostenibles, a ser verdes e incorporar aspectos de ESG. Los beneficios regulatorios llegarán; pero no como algo que se impone al mercado, sino como algo necesario para acceder a financiación, sea equity o deuda. El no estar presente en índices de sostenibilidad, por ejemplo, con el tiempo eliminara de facto a las empresas del mercado. Estoy convencido que, en siete o diez años, aunque no existiera una regulación, el 90% de las emisiones van a ser sostenibles.

Los beneficios regulatorios llegarán; pero aunque no existieran, en siete o diez años, el 90% de las emisiones van a ser sostenibles

-La financiación verde y sostenible contribuye a diversificar la base inversora ¿es una ventaja importante?

 

Gabriel Martínez

Desde luego te permite diversificar. Los inversores lógicamente distinguen, por ejemplo, lo que es investment grade de lo que es high yield, y en función del activo o del emisor eligen un fondo u otro. En este sentido, la introducción de los criterios verdes y ESG y la aparición de fondos específicos supone una ampliación del abanico y la aparición de nuevas oportunidades para los inversores. Será también importante analizar si son suficiente los proyectos actualmente existentes, aunque a medida que nuevas empresas y pymes se sumen y puedan acceder a esta financiación el volumen se irá haciendo más grande y más importante.

Los criterios verdes y ESG te permiten diversificar y colocar estas emisiones mejor que las generalistas

 

Rodrigo Robledo

Te facilita el acceso a inversores que tienen un mandato específico para este tipo de emisiones y este hecho te aporta beneficios en términos de diversificación geográfica. En la última emisión del ICO colocamos un 62% fuera de España destacando algunos países como Alemania con un 23%, Francia con un 12% y Holanda con un 8%. Estos buenos datos de colocación fuera de España son más difíciles de conseguir en una emisión generalista.