La inversión en “Proptech” alcanza 5.600 millones de dólares

Blockchain beneficiarála financiación del mercado inmobiliario

La inversión realizada en las fintech que operan bajo el paraguas “Proptech” asciende a 5.600 millones de dólares entre 2012 y 2016, duplicando su volumen cada año durante ese período, según se contiene en un informe de la web especializada Proptech.es, impulsada por Aguirre Newman y Finnovating; y dedican un 43% de su facturación para el desarrollo de tecnologías.

Las previsiones para 2017 anticipan un crecimiento del 49% en Estados Unidos, y 26% en China, a los que seguirían India, Reino Unido y Canadá.

Las Proptech son aquellas startups que combinan un componente tecnológico con la aportación de valor al mundo inmobiliario, según definición de la web creada por Aguirre Newman y Finnovating.

Perfil típico de las Proptech

La descripción “del perfil típico de una compañía PropTech en España es el de una startup fundada entre los años 2010 – 2017, con una plantilla de entre 1 y 10 empleados, con sede en Madrid o Barcelona, y que ofrece servicios para usos residenciales”.

El ecosistema PropTech en España ha crecido de forma continua durante las últimas dos décadas, añade el informe, pero este crecimiento ha sido más intenso desde el año 2014: el 46% de las empresas que componen el mapa han sido fundadas entre los años 2014 y 2017, mientras solamente el 30% han sido creadas entre el año 2000 al 2009.

El creciente interés de inversores y fondos de capital riesgo por este tipo de fintech se fundamenta en su capacidad para mejorar los servicios y la financiación inmobiliaria mediante el uso de Big data y el soporte de Blockchain como señala la web proptech.es en un artículo.

El uso de Big Data y Blockchain puede reemplazar a intermediarios, brokers, registradores o abogados

Como consecuencia de la descentralización de las transacciones -algo consustancial con la naturaleza de Blockchain- se logra la eliminación o se atenúa la participación de intermediarios, brokers, registradores o abogados, uno de los aspectos más engorrosos y costosos de las transacciones inmobiliarias.

La realización de contratos digitales que permite esta nueva tecnología llevaría a una automatización de las intervenciones y las funciones de estos intermediarios, incluidos los bancos, lo que agilizará y hará más baratas las operaciones.

El obstáculo de la falta de regulación

Este acelerado ritmo de crecimiento puede encontrarse con numerosos obstáculos en el terreno de la regulación, como ocurre en general con las compañías fintech, ya que los gobiernos van a una velocidad distinta, más moderada que estos nuevos operadores del mercado inmobiliario, y se toman su tiempo para establecer los marcos legales que se requieren para dar seguridad y credibilidad a todos estos procesos y garantizar el buen fin de las operaciones.

Es de esperar, sin embargo, que la irrupción de la banca y el resto de los agentes y operadores tradicionales en estos terrenos acabe por desatascarlo de modo que, al igual que la banca reaccionó ante la desintermediación financiera, dando lugar a la conocida frase de “intermediar la desintermediación”, las distintas formas de alianza y colaboración de la banca y las instituciones financieras convencionales y tradicionales con los nuevos jugadores puede ser la solución para acelerar todo el proceso.