La incertidumbre política, un lastre para el rating de España

Congreso de los Diputados

El recién comenzado debate presupuestario en el Congreso de los Diputados es un factor de incertidumbre para los analistas, los mercados y también para las agencias de rating como lo demuestra el hecho de que Scope, agencia de calificación crediticia alemana, lo considere un elemento “crucial para determinar si las políticas para mejorar el crecimiento económico y estabilizar aún más las finanzas públicas se verán afectadas por la inestable política interna“.

censura la poca reducción del déficit y cree que el rating de España se estancará en A- / Estable”

La agencia censura la escasa reducción del déficit público y la deuda pública que ha realizado nuestro país, la cuarta economía más grande de la zona euro, que solamente logrará “una reducción estimada de 3-4 p.p en su relación deuda / PIB, al 93% para el período 2013-2023. España no ha aprovechado al máximo el fuerte crecimiento económico para realizar profundos ajustes fiscales, y sin una consolidación fiscal adicional ni una reforma pro-crecimiento, la calificación crediticia de España se mantendrá restringida en el nivel A- / Estable”, dicen los analistas de Scope. Todo ello, a pesar de que las tasas de crecimiento real están marcadamente por encima del potencial en los últimos años.

El “delicado equilibrio político” del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que “depende de los partidos separatistas para su apoyo en el parlamento” y el arranque del juicio  a los políticos separatistas se convierten así en dos factores decisivos para las finanzas públicas y para la credibilidad de nuestro país más allá de nuestras fronteras.

En este entorno, Scope considera que “España necesita mayores esfuerzos y reformas para promover un ajuste fiscal y el crecimiento necesario para reducir el nivel de deuda pública” y pone en duda el cumplimiento de los objetivos y supuestos sobre los que se basa el Presupuesto General del Estado que el Gobierno ha presentado en las Cortes  para su aprobación.

El talón de Aquiles de los PGE 2019 es la escasa credibilidad de los ingresos por el impuesto a las grandes compañías tecnológicas y la Tasa Tobin

El talón de Aquiles de las cuentas públicas proyectadas por Sánchez para 2019 reside en que el mayor gasto presupuestado se compensaría por un también fuerte aumento de los ingresos, en base, principalmente, al impuesto a las grandes compañías digitales y tecnológicas, y el impuesto a las transacciones financieras, la conocida como Tasa Tobin, que el Gobierno Sánchez está dispuesto a aplicar a pesar de sus escasos o malos resultados obtenidos allá donde se ha aplicado.

Las reservas que muestra Scope sobre la capacidad de este gobierno para cumplir con sus objetivos de ingresos para 2019, debido a las dudas que le generan la capacidad de recaudación de estos dos nuevos tributos, están en línea, como la agencia de calificación señala, con las que ha generado en la  Comisión Europea respecto de los ingresos efectivos que vayan a lograr.