La guerra comercial EEUU-China amenaza el mercado de bonos

Bandera de China

Cuando parecía que se acercaba el acuerdo que podría poner fin o al menos encauzar el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, Trump parece haberlo reavivado con su anuncio arancelario contra China por valor de 200.000 millones de dólares. Esta vez, sin embargo, ha recibido una respuesta inmediata del país asiático, con una contrasubida de aranceles sobre productos norteamericanos con un coste de 60.000 millones de dólares. Ahora el problema puede trasladarse al mercado de Bonos.

Está por ver si el presidente norteamericano se ha pasado de frenada esta vez y no ha medido bien la capacidad de respuesta de China, que no es un país cualquiera en cuanto a sus recursos de todo tipo, incluidos los financieros, entre otras razones, por ser el mayor tenedor de deuda pública  norteamericana.

¿Ha frenado China la compra de bonos USA en las últimas subastas?

Más aún, según algunos analistas, China podría ser el inversor que estuviera detrás de algunos de los operadores del mercado de deuda pública americana, que no han acudido a la última subasta de bonos y que podría mantener esta postura en próximas subastas, como derivada financiera del conflicto entre las dos grandes potencias, extremo sin confirmar aún. Conviene recordar los temores y la convulsión que sufrió el mercado de deuda a comienzos del pasado año con una situación similar al especularse que China podía comenzar a reducir sus compras de deuda norteamericana, algo que tuvo que ser desmentido por el gobierno chino en pocas horas.

El conflicto entre las dos grandes potencias parecía haberse  moderado en los primeros meses del año, atenuando así uno de los grandes focos de incertidumbre económica global, y llevando una cierta calma a los mercados. Las declaraciones del presidente norteamericano hacían incluso pensar que el mes de mayo podría traer consigo algún tipo de acuerdo más o menos definitivo. Sorprendentemente, Donald Trump ha provocado, precisamente, en mayo, en los últimos días, una mueva sacudida.

A pesar de creerse que en mayo podría haber un acuerdo, Trump ha provocado una mueva sacudida

El reavivamiento de la tensión ha comenzado a notarse ya en los mercados, especialmente los de renta variable, aunque lo verdaderamente importante es saber si se trata de un último movimiento estratégico por ambas partes para llegar en mejor posición negociadora a los últimos metros antes de algún arreglo final o si, por el contrario, es una quiebra real en la negociación que puede reavivar el conflicto y prolongarlo durante un período más largo.

Riesgo de que la guerra comercial se traslade a Europa

Más aún, la posibilidad de una ruptura de las negociaciones, definitiva o transitoria entre Estados Unidos y China, o las potenciales turbulencias que pueden sacudir los mercados de bonos y acciones en caso de que China mantuviera su posición absentista en las subastas de bonos americanos, e incluso iniciara una política de venta parcial de su cartera de Bonos americanos, de más de 1,1 billones de dólares, cosa poco probable, no son los únicos riesgos que se plantea en la actualidad.

Para nuestro país, sería aún mas perjudicial que se confirmaran los temores de que, tras la contienda comercial con China el inquilino de la Casa Blanca esté tentado de iniciar respecto a Europa alguna acción similar a la emprendida con China, algo no descartable si se tiene en cuenta que ya ha amagado con la posibilidad de alguna penalización arancelaria como la relativa a la venta de automóviles.