La energía eólica dominará el mercado eléctrico en 2050, según IRENA

La energía eólica dominará el mercado eléctrico
La energía eólica dominará el mercado eléctrico

La energía eólica sería la apuesta más firme para los inversores en las próximas tres décadas y podría ser la fórmula que dominara el mix de fuentes de energía, con un tercio del total de la energía suministrada mundialmente. Para ello, la inversión anual debería triplicarse para la energía eólica terrestre y quintuplicarse para la marina, según IRENA.

La energía eólica ha dejado de ser una alternativa deseable para la reducción de las emisiones de CO2 y, por tanto, únicamente un instrumento para la lucha contra el cambio climático y para la descarbonizacion del planeta sino que puede convertirse en la energía más eficiente, una de las más baratas y, según el informe FUTURE OF WIND Deployment, investment, technology, grid integration and socio-economic aspects que acaba de publicar la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), la que domine en 2025 el mercado de la energía.

En 2050, 6.000 gigavatios, “más de 10 veces el nivel actual”

El citado informe ha establecido toda una serie de previsiones en torno a esta fórmula de energía renovable, comenzando por alentar a un “desarrollo acelerado” de esta fuente de energía para alcanzar los objetivos de París en 2050 con una generación para entonces de 6.000 gigavatios, “más de 10 veces el nivel actual”. De ellos, 5.000 GW serían de origen eólico terrestre y 1.000 GW de eólica marina.

Con ello, afirma IRENA, se lograría reducir en 6,3 gigatoneladas la emisión de CO2, una cuarta parte de la reducción total necesaria.

Se reduciría en 6,3 gigatoneladas la emisión de CO2, una cuarta parte de la reducción total necesaria

De cumplirse estas previsiones, en 2050 la energía eólica daría cobertura al 35% de las necesidades mundiales de energía, siendo la fuente de generación más importante del mundo.

El gran ganador de este proceso, de darse como prevé IRENA, sería Asia, particularmente, China, que dominaría el mercado eólico mundial con más del 50% de las plantas eólicas terrestres y el 60% de las marinas, con una capacidad que multiplicaría por diez los 230 GW que Asia generó en 2018.

Seis millones de nuevos empleos

La reducción del coste de producción representaría un atractivo inmejorable para los inversores puesto que caerían de aquí a 2050 a 3 centavos de dólar por kilowatio/hora para la eólica terrestre, y a menos de 7 centavos para la de origen marino.

Se requieren 211.000 millones de dólares anuales a escala global para la eólica terrestre y 100.000 millones para la marina

Para que todo ello ocurriera, IRENA prevé que la inversión anual debería triplicarse y pasar de 67.000 millones de dólares actuales en 2018 a 211.000 millones de dólares a escala global en 2050. La inversión anual en eólica marina debería ser cinco veces superior a los 19.000 millones de dólares de 2018, pasando a 100.000 millones en 2050.

Con arreglo a estas previsiones, IRENA avanza que esta industria aportaría globalmente seis millones de nuevos empleos en las próximas tres décadas