La EBA presiona a los bancos para reforzar la financiación sostenible

José Manuel Campa, presidente de la EBA
José Manuel Campa, presidente de la EBA

La Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) ha dejado claro que está decidida a sumarse a la presión sobre las entidades bancarias para “apoyar el avance hacia una financiación más sostenible en la UE” y ha marcado su calendario de actuaciones para exigir que los bancos incorporen los criterios ESG comenzando por la exigencia de aplicar métricas simples, y siguiendo por la implemetacion de “pruebas de estrés” (stress tests) e iniciativas acerca de la  monitorización y gestión de estos riesgos.

Sus recomendaciones han cristalizado en el documento denominado EBA action plan on sustainable finance que concreta el plan de trabajo de la EBA sobre financiación sostenible, con el fin de reforzar la dimensión ecológica de las entidades bancarias y su adecuación a la gestión de los riesgos incorporando consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

“El cambio climático y la respuesta al mismo por parte del sector público y la sociedad en general han llevado a una creciente relevancia de los factores ESG para los mercados financieros. Por lo tanto, es esencial que las instituciones financieras puedan medir y monitorear los riesgos ESG para hacer frente a los riesgos físicos y de transición”, afirma el documento de esta autoridad bancaria europea.

Urge a una acción inmediata

En consonancia con este propósito urge a las instituciones financieras a una actuación pronta e inmediata para incorporar los factores ESG “en sus estrategias comerciales, e identificar, medir y monitorear los riesgos ESG, incluyendo métricas simples, como una relación de activos ecológicos”.

José Manuel Campa, presidente de la EBA, ha señalado en este sentido “la urgente necesidad de actuar, por lo que hemos establecido medidas provisionales, incluida la identificación de métricas simples, que pueden fomentar la disciplina de mercado y permitir a los bancos establecer estrategias verdes claras”.

Fomentar la disciplina de mercado y permitir a los bancos establecer estrategias verdes claras

La primera etapa de este plan comenzará proponiendo a los bancos trasladar estos criterios a su estrategia y su gestión de los riesgos, aplicando las métricas y la información clave derivadas de este ámbito.

En la segunda etapa, la EBA tiene como objetivo desarrollar una “prueba de estrés” dedicada al cambio climático; y en la tercera etapa se abordarán la cuestión de la necesidad de un tratamiento prudencial del riesgo y la exposición “verde”.

Mejorar el marco regulatorio y ofrecer herramientas adecuadas

Los objetivos del plan sobre finanzas sostenibles recién anunciado por la EBA, junto con el mandato general de esta institución de contribuir a la estabilidad y la eficacia del sistema financiero, son los de mejorar el marco regulatorio para fomentar el funcionamiento de las instituciones de manera sostenible, en primer lugar; y proporcionar a los supervisores las herramientas adecuadas para comprender, monitorear y evaluar los riesgos ESG en sus prácticas de supervisor.