El BCE se apunta de nuevo a los estímulos, “mientras sea necesario”

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE

En un contexto de crecimiento del PIB considerado mejor que el esperado, Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) ha dejado claro en una intervención en el Instituto de Empresa que la autoridad monetaria europea mantendrá sus estímulos vía tipos de interés y de inversión y compra de activos “mientras sea necesario”, reforzando el mensaje de los últimos días de una revisión de la política monetaria hacia horizontes de nuevo más expansivos.

“El crecimiento del PIB real de la zona del euro se situó en el 0,4% intertrimestral en el primer trimestre de 2019, algo sorprendente al alza. El resultado mejor que el esperado fue impulsado en parte por factores temporales como el clima templado que favorece un repunte en la construcción y algunos desarrollos específicos del sector”, ha afirmado De Guindos.

Un crecimiento mayor de lo esperado que puede moderarse en los próximos trimestres

La previsión de resultados es también optimista para los próximos meses, ya que “los fundamentos subyacentes para una expansión continua de la economía de la zona del euro siguen vigentes”.

Estas favorables perspectivas se basan en la mejora de las condiciones de financiación en la zona euro y el aumento de los salarios, que estimulan la demanda interna, el consumo, que ha crecido un 0,5% en el primer trimestre del año, y la inversión, si bien alerta sobre “un crecimiento algo más moderado en los próximos trimestres” ante las incertidumbres del comercio internacional y del Brexit en el ámbito doméstico europeo.

El PIB europeo crecerá en 2020 y 2021

Todo ello hace que el BCE prevea para la zona euro en su conjunto un aumento del PIB del 1,2% en 2019; 1,4% en 2020; y 1,4% en 2021.

Con el mantenimiento de los estímulos vía tipos de interés, que permanecerán en sus actuales niveles hasta al menos mediados de 2020, y la compra de activos, el BCE confía en “asegurar la continua convergencia de la inflación a niveles que estén por debajo, pero cercanos al 2% durante el año”, aunque las previsiones sean más bajas ya que el banco central europeo espera que la inflación se mantenga por debajo del 1,5% en 2019 y 2020, y solo llegaría al 1,6% en 2021.