La corrupción, primer factor en la inversión sostenible de los españoles

Schroders encuesta a los inversores particulares españoles

Los inversores particulares españoles tienen una peculiar visión de las inversiones sostenibles ya que anteponen la lucha contra la corrupción a la lucha contra el cambio climático, según una encuesta de Schroders, una ventaja muy ligera pero significativa, probablemente, expresión del clima de rechazo a la corrupción política que impera en nuestro país en los últimos años y que la encuesta revela que se ha colado también en los criterios con los que muchos españoles deciden el destino de sus ahorros cuando invierten en activos financieros o en fondos de inversión.

Los inversores particulares españoles anteponen la lucha contra la corrupción a la lucha contra el cambio climático en sus inversiones sostenibles

De acuerdo con la categoría de criterios de inversión ESG (Environmental Social and Governance), en la inversión de los ahorradores españoles primaria el último de esos criterios, el que se refiere al Gobierno Corporativo (en relación a los sobornos y la corrupción), al que otorgan una primacía de 7,8 puntos sobre 10 frente a los 7,7 que conceden a la lucha contra el cambio climático. Les siguen en orden de primacía, como criterios específicos de inversión, los de la contaminación y el desarrollo de las energía renovables, que recibe una puntuación de 7,6 sobre 10; y con 7,4, las inversiones destinadas a enriquecer y mejorar lo que se refiere al trato con empleados; y 6,8 el criterio de diversidad de género en la empresa.

En un sentido más general, la encuesta de Schroders pone de manifiesto que los inversores españoles consideran que no existe suficiente información en lo que se refiere a las inversiones sostenibles y esto representa un freno para que los españoles destinen una mayor parte de su patrimonio a este tipo de inversiones.

Falta información de los criterios que usan los gestores de fondos para seleccionar inversiones sostenibles

La falta de información no existe solamente en términos generales sino que se extiende a los criterios que los gestores de los fondos de inversión manejan a la hora de identificar y seleccionar las empresas en las que invierten por razones de sostenibilidad, lo que hace que no quede claro qué tipo de inversiones son las que tienen realmente un enfoque sostenible. Un porcentaje pequeño pero representativo de encuestados reconoce que no sabe y no entiende lo que significan las inversiones sostenibles.

Comportamiento doméstico

La encuesta de Schroders ha tratado de relacionar la visión que los ahorradores españoles tienen sobre la inversión sostenible con sus hábitos de sostenibilidad personales y domésticos. Los resultados son optimistas en el terreno del reciclaje y reducción de residuos domésticos ya que 3 de cada 4 encuestados afirman actuar con arreglo a tales criterios de comportamiento.

Asimismo, la mitad de los inversores particulares españoles afirman que evitan hacer compras en empresas que tienen un historial polémico y que, por el contrario, priman en dichas compras a aquellas empresas con un historial de responsabilidad social, y un 41% de ellos manifiesta que a la hora de comprar un automóvil o decidir sobre sus viajes decide en función de la “huella de carbono” de unas u otras opciones.

A la hora de comprar un automóvil 4 de cada 6 deciden en función de la “huella de carbono” de unas u otras opciones

Finalmente un 39% compra alimentos orgánicos, y el 37% asegura que prefiere invertir en fondos sostenibles antes que en empresas que no tienen en cuenta los factores de sostenibilidad.

La rentabilidad de las inversiones sostenibles no constituye un factor negativo entre los inversores españoles

La rentabilidad de las inversiones sostenibles no constituye un factor negativo entre los inversores españoles, según la encuesta de Schroders, ya que no consideran que comporten menores rendimientos y por el contrario, el 80% dice que el criterio de sostenibilidad ha ganado peso en sus decisiones de inversión a lo largo de los últimos 5 años. Solo el 25% considera que invertir en fondos o en activos sostenibles genera rentabilidades menos elevadas que las tradicionales.

El 65% ha aumentado el peso de sus inversiones sostenibles en 5 años

Con todo ello,  la mayoría de los encuestados, concretamente, el 65%, asegura que ha aumentado sus posiciones en fondos sostenibles en el último quinquenio.

De acuerdo con los resultados de esa encuesta el peso de los activos sostenibles en las carteras de aquellos inversores particulares españoles que efectúan inversiones sostenibles es de un 36%.