Estrategia del Gobierno para la economía circular: escaso énfasis en la financiación

La economía circular, una apuesta por la sostenibilidad

El borrador de la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) que el Gobierno acaba de publicar y someter a consulta a través del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente presta una débil atención a los aspectos financieros del plan, a los que apenas dedica una de sus 178 páginas.

El documento únicamente señala que “se emplearán estímulos económicos cuyo objeto es el apoyo financiero a la iniciativa privada” a través de fórmulas como “créditos, ayudas económicas reembolsables, subvenciones, etc” sin mayor concreción, aunque reconoce que “este tipo de instrumentos pueden resultar estratégicos para primar la eficiencia energética de productos y procesos, impulsar el respeto al medio ambiente, promover una gestión adecuada de los residuos, fomentar la implementación de las etiquetas ecológicas, etc. Además, no cabe ninguna duda que los instrumentos financieros son un pilar fundamental para el fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación en el sector privado, pero también en el público”.

Apenas dedica una página a la financiación aunque reconoce el papel fundamental de los instrumentos financieros

También se refiere a los incentivos fiscales que pudieran desarrollarse y su “capacidad de incentivar o desincentivar determinadas prácticas, modelos de consumo o producción, sistemas de crecimiento e inversiones privadas. Por lo tanto, la aplicación de esta herramienta a la economía circular incentivará enormemente la transición, penalizando aquellas prácticas perjudiciales y facilitando aquellas beneficiosas en materia de medio ambiente”. Eso sí, sin concretar en qué tributos o aspectos podría materializarse los incentivos fiscales.

El gobierno señala en el en el preámbulo del documento como concibe el término de economía circular, como un sistema “que avanza optimizando el uso de los recursos y fomentando la eficiencia de los sistemas productivos, contribuyendo a eliminar las externalidades negativas de la actividad económica, al mismo tiempo que se garantiza el crecimiento económico, un mayor bienestar de nuestras sociedades y la preservación y mejora del capital natural”.

Un modelo que maximice los recursos disponibles

También señala que la estrategia que quiere desarrollar parte de “la economía circular como elemento clave de transformación hacia un modelo de desarrollo y crecimiento más innovador, competitivo y sostenible, que permita maximizar los recursos disponibles, para que estos permanezcan el mayor tiempo en el ciclo productivo y reducir la generación de residuos, aprovechando al máximo aquellos residuos cuya generación no se haya podido evitar”.

Aunque el plan tiene una visión a largo plazo, 2030, el documento se acompaña de un primer plan de acción 2018-2020.

Los sectores identificados como prioritarios en el contexto de la nueva estrategia son cinco: construcción, agroalimentación, industria, bienes de consumo, y turismo; y se desarrollará a través de cinco líneas principales de actuación: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias, y reutilización del agua.

El plazo para el envío de observaciones y comentarios al texto empieza el 12 de febrero de 2018 y finaliza el 12 de marzo de 2018, ambos inclusive.

Las cifras de la economía circular

La economía circular “generará oportunidades económicas y empresariales y permitirá crear nuevos empleos y ocupaciones” afirma el documento basándose en las estimaciones de la Fundación Ellen MacArthur como el Foro Económico Mundial y la AEMA coinciden en señalar.

Según estas estimaciones, hasta 2030 la Economía Circular puede generar un beneficio de 1,8 billones de euros en el conjunto de la Unión Europea, lo que supone 0,9 billones más que el actual modelo de economía lineal.

La Economía Circular puede generar un beneficio de 1,8 billones de euros en el conjunto de la UE

La Economía Circular, además de una mayor seguridad en la cadena de suministro, presenta para las empresas numerosas oportunidades, como las siguientes

-Surgimiento de nuevas líneas de negocio y servicios, así como una reducción de insumos y materias primas, un reaprovechamiento de los residuos producidos y menores costes de gestión de los mismos.

-La Comisión Europea señala que la Economía Circular no sólo tendrá beneficios ambientales asociados a la correcta gestión de los residuos, a la protección del suelo, de las aguas, del aire, o del clima, sino que proporcionará beneficios económicos y sociales asociados.

Se ahorrarían 600.000 millones de euros en materias primas por parte de la industria

-El ahorro estimado por la Comisión en materias primas por parte de la industria es de 600.000 millones de euros (un 8% de la facturación anual de la UE en 2015).

-Igualmente, se estima que la creación de empleo represente en torno a 580.000 nuevos puestos de trabajo asociados al nuevo modelo, de los que un 30% estará ligado al pleno cumplimiento de la normativa comunitaria en materia de residuos, asi como a la “ecoinnovación”.

Los efectos negativos

También existirán efectos negativos o no deseados en el desarrollo de la economía circular, principalmente, la destrucción de empleo en los sectores más contaminantes, algo que afectará más a países productores de materias primas o con industrias muy intensivas en el uso de energía si bien los sectores más contaminantes son menos intensivos en el uso de mano de obra empleando relativamente a pocos trabajadores y con un valor añadido menor.