Banco de México: moderado crecimiento y ascensos en los tipos de interés

Fachada del Banco de México

El Banco de México espera un “moderado” crecimiento de la economía de aquel país en 2018, y en el terreno de la política monetaria no descarta que puedan producirse movimientos ascendentes adicionales de los tipos de interés en México en los meses siguientes, según ha manifestado el gobernador adjunto del Banco de México, Javier Guzmán en una reciente intervención.

Para el año 2018, Guzmán señala algunos elementos favorables, además de las buenas perspectivas generales, tales como el crecimiento de sus exportaciones que podrían derivar de los estímulos fiscales estadounidenses, ó las mejores perspectivas en la negociación del NAFTA.

En el lado opuesto, señala las alteraciones que pueden producir el proceso electoral que tendrá lugar en México este año, que suele traer consigo tensiones en los mercados cambiarios.

Con todo ello, “las proyecciones del Banco de México estiman que la combinación de los factores anteriores conducirá a un fortalecimiento moderado de la actividad económica en los próximos dos años”.

Resultará difícil cumplir en 2018 el objetivo “poco realista” de inflación del 3% y se traslada a 2019

En el terreno de la política monetaria en México, Javier Guzmán afirma que resultará difícil cumplir a final de 2018 el objetivo de inflación cifrado en el 3% ya que las expectativas sitúan los precios a final del presente año por encima de ese objetivo: “una convergencia de la inflación al objetivo del 3 por ciento para fines de este año parece ser poco realista. De hecho, bajo estas suposiciones, se estima que el objetivo se alcanzaría durante el primer trimestre de 2019”, concluye.

Objetivos de política monetaria en México

Por tanto, “las señales mixtas provenientes de indicadores diferentes y el futuro incierto de la economía, brindan razones adicionales para la precaución en la implementación de la política monetaria” que deberá centrase en “preservar la credibilidad del Banco Central; continuar evitando los efectos de segunda ronda de los shocks observados y futuros en la inflación; y minimizar los costos de la actividad económica”, lo que obligará, a juicio del Gobernador Adjunto del banco central de México a “alargar el período durante el cual se cumplirá el objetivo” hasta primeros de 2019.

Un contexto en el que Guzmán advierte que, en su opinión, ante “los grandes riesgos futuros, persiste la posibilidad de movimientos ascendentes adicionales de la tasa de política monetaria en México en los meses subsiguientes. Principalmente por las razones ya explicadas, 2018 probablemente será un año desafiante para la economía mexicana”.

Por lo que se refiere a la actividad económica mundial, el dirigente del banco central mexicano cree que parece estar ganando fuerza a comienzos de 2018 y que algunos indicadores apuntan a una mayor fortaleza en los próximos meses.

Además, el crecimiento se ha generalizado entre diferentes países, tanto de los avanzados como de  las economías emergentes, continúa, lo que ha llevado a una revisión al alza de las proyecciones para el crecimiento mundial para este año y el siguiente.

El Banco de México valora positivamente la reforma fiscal de Trump, que “ha mejorado el equilibrio de riesgos”

Guzman destaca, dada su relevancia para la economía mexicana, que, según el FMI, es la economía de Estados Unidos la que ha visto una de las mayores mejoras en las proyecciones para el crecimiento del PIB durante el periodo 2018-2019.

El Banco de México concede gran importancia a la reforma fiscal de Trump, recientemente aprobada en Estados Unidos y afirma que este hecho, unido a la expansión económica mundial que se está evidenciando a comienzos de este año, “ha mejorado el equilibrio de riesgos para el crecimiento global en el corto plazo”.

Contagio de la normalización de la política monetaria

Sin embargo, Guzmán no descarta que la normalización de la política monetaria en Estados Unidos traiga este año sorpresas en el entorno internacional, contagiándose también a otros países de gran influencia en México como la zona euro y Canadá, que registran también una fuerte expansión económica, lo que podría dar lugar a “una normalización más rápida de la política monetaria en estos países”, con efectos negativos sobre la economía mexicana.

Además, podría dar lugar a un aumento en los tipos de interés “por encima de las expectativas actuales”, que derivase en un incremento de los rendimientos y los tipos de emisión de los bonos con los efectos y correcciones consiguientes sobre las carteras de renta fija y los valores bursátiles que llevarían a una fuerte alteración y desorden en los mercados “con efectos adversos sobre la actividad económica mundial y la estabilidad financiera”.

El gobernador adjunto del Banco de México señala otras dos fuentes de incertidumbre y riesgos geopolíticos: el incremento de las tendencias proteccionistas en el ámbito global y las incógnitas en torno al Brexit, y, en particular, respecto al “posible resultado final de las negociaciones”.

Vulnerabilidades en países emergentes

Respecto de los países emergentes, Guzmán destaca que, aunque “han seguido atrayendo importantes flujos de capital”, sus vulnerabilidades y las posibles dificultades económicas de algunos de ellos, en especial, China, pueden tener efectos negativos sobre su evolución en 2018.