Los “compliance officers” quieren estatuto propio

Un momento del debate sobre Compliance de ASCOM y CNMC

La Asociación Española de Compliance (ASCOM) pide que se cree un estatuto de la función de Compliance y afirma que el 80% de los profesionales que asistieron a un reciente debate celebrado por la propia asociación junto con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se mostró a favor de ello.

En dicho acto, Jacobo Fernández Álvarez, subdirector general de Política Legislativa del Ministerio de Justicia informó sobre los textos normativos impulsados por el Ministerio que afectan o pudieran afectar al campo de actuación del “Compliance Officer”.

Fernández Álvarez se refirió a la regulación de los sistemas de información de denuncias internas en el sector privado y a la figura del Delegado de Protección de Datos así como a la necesaria reforma del Código Penal para la transposición de la Directiva de sanciones penales por “abuso de mercado”.

Amigos “naturales” de los reguladores

Los “Compliance Officers” fueron calificados por Joaquín López Vallés, director del departamento de Promoción de la Competencia de la CNMC, como los “amigos” naturales de los reguladores, ya que son figuras que trabajan dentro de las empresas y cuyos objetivos están alineados con los suyos.

Sin embargo, este directivo de la CNMC mostró sus reticencias acerca de la hipotética regulación de la función, destacando la posible existencia de barreras de entrada a la función si se llegara a hacer.

Sylvia Enseñat de Carlos: dar garantías de independencia a estos profesionales

Sylvia Enseñat de Carlos, presidenta de ASCOM, se refirió también a la regulación de la función de Compliance exponiendo las dos razones que, a su juicio, justifican esta regulación: para definir claramente cuáles son sus funciones y qué herramientas deben tener para ejercerlas de forma efectiva; y, por otro lado, la necesidad de dotar al “Compliance Officer” de las garantías de independencia, autoridad y recursos suficientes para que pueda cumplir su función y se cumpla el objetivo para el que se ha creado.

El debate, moderado por Carlos Balmisa García-Serrano, director del departamento de Control Interno de la CNMC, dedicó también una intervención de Jesús Mercader Uguina, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad Carlos III y director académico de Sagardoy Abogados, a los aspectos laborales del “Compliance Officer”, que defendió también que éste pueda tener un estatuto oficial, siguiendo el modelo de lo que hace el Reglamento Europeo con el Delegado de Protección de Datos.