Riesgos de descarrilamiento de la economía en 2018, según Goldman Sachs

¿Crecerá o descarrilará la economía en 2018?

La economía globalmente considerada revela ciertos riesgos de “descarrilamiento”, que podría incluso llegar en 2018, según Goldman Sachs, que plantea en su último informe, “Outlook 2018″, esta posibilidad, aunque deja claro que los sólidos fundamentos en la economía global y los mercados financieros apuntan a una perspectiva de crecimiento “constante a medida que avanza” el año.

Las razones para que este banco americano dude acerca de la consistencia de las tendencias expansionistas en 2018 reside en los riesgos geopolíticos que se multiplican en el ámbito internacional, particularmente el aumento del populismo y un comportamiento algo inestable en los flujos de activos de sus clientes.

Riesgos geopolíticos, populismo, tensiones internacionales y ciberataques como causas del posible “descarrilamiento”

A ello añade las tensiones en las relaciones internacionales, especialmente las que existen entre Estados Unidos y Corea del Norte, ó la complejidad de las relaciones con China. Todo ello, sin olvidar que el período de expansión económica y de mercado alcista en aquel país tiene “casi nueve años de duración”, lo que se traduce en unas altas valoraciones de precios.

Según manifiesta Goldman, la pregunta clave entre sus clientes es “si las principales economías y los mercados financieros se mantendrán en su actual curso ascendente o si las economías principales descarrilarán por el deterioro de la geopolítica”. Entre esos riesgos cita el banco americano la posibilidad de ataques cibernéticos o terroristas de mayor envergadura que los realizados hasta ahora.

Políticas monetarias deficientes

A estos riesgos añade la posibilidad de que las políticas monetarias o fiscales de los principales países o regiones se manifiesten de forma deficiente, y los ataques contra el orden global que pueden derivar del creciente número de partidos y movimientos políticos de signo populista y extremista u otros ataques contra este orden internacional.

A pesar de ello, Goldman Sachs Investment Strategy Group (ISG), autor del Informe, reconoce que “la economía de Estados Unidos está en camino a otro año de crecimiento en 2018, a pesar de “un entorno político y geopolítico cada vez más incierto e inestable”. La directora de inversiones de ISG, Sharmin Mossavar-Rahmani y el equipo que ha redactado el informe señalan que existen “sólidos fundamentos del mercado financiero para continuar apoyando una recuperación global estable y amplia en el próximo año”.

Crecimiento global acelerado en un 2017, con mas empleo y financiación fácil, que elevaron los beneficios bursátiles

2017 fue un año extraordinario”, añaden. “La economía de los EE. UU. continuó su recuperación, el crecimiento global se aceleró de forma sincronizada, las tasas de desempleo disminuyeron en todo el mundo y el acceso más fácil a la financiación proporcionaron un entorno favorable para un crecimiento sólido de los beneficios y una apreciación del mercado bursátil”.